Taller de Periodismo Literario por Doménico Chiappe - Online

Taller de Escritura
Online

65€ - ($46.478)
IVA inc.
¿O prefieres llamar ahora al centro?
+34 9... Ver más
Compara este curso con otros similares
Ver más cursos similares

Información importante

  • Taller
  • Online
  • Madrid (España)
Descripción

Al alumno se le dará las herramientas narrativas y se le enseñará la manera en que los grandes autores las utilizan en sus escritos. Se explorará, sobre todo, la crónica, el reportaje y la entrevista de personalidad. Se estudiarán las técnicas de distintos periodistas destacados en los respectivos géneros. Dirigido a todos los interesados.

Información importante
Instalaciones

¿Dónde se da y en qué fecha?

comienzo Ubicación
Consultar
Madrid
Marqués de Leganés 7, 28004, Madrid, España
Ver mapa

Temario

Apertura de grupos: Febrero 2007. Inscripción abierta hasta el 7 de febrero. Plazas limitadas.
Siguiente apertura de grupos en marzo.

Introducción


El periodista, al igual que cualquier escritor, es un mudo que señala una minúscula parte del universo que pasaría desapercibida si, al mismo tiempo que convence al lector para que se detenga a mirar, no tejiera una tela de araña donde atraparlo.

El periodismo literario pretende unir las técnicas narrativas con la redacción noticiosa. Desarrollar la destreza de contar historias y aplicarla en las maneras de narrar la realidad. La crónica, la entrevista y el reportaje pueden aprovechar las herramientas utilizadas en la prosa de ficción para cautivar al lector.

El periodismo es un género literario. Es un arte, más que un oficio, si el redactor se plantea escribir literatura de no ficción, aunque tenga la camisa de fuerza de la realidad y la objetividad aparente y aunque persiga la noticia. El periodismo literario no está divorciado de la noticia. Al contrario, la perpetúa en escritos que trascienden el papel barato. Hoy, que los medios impresos pierden fuerza ante la velocidad de sus competidores, se hace necesario desplegar las destrezas de los mejores narradores para atrapar al lector. Para que lea hasta la última línea, aunque la crónica, el reportaje o la entrevista de personalidad compita con cientos de titulares.

En esta época en que la inteligencia libra una guerra contra las imágenes vacías que capturan la atención del público con facilidad, el periodismo se debe a la poética. La poética es, según Ezra Pound, la capacidad de decir más con menos palabras, en parte gracias a la utilización de vocablos que potencian la creación de imágenes. Pound afirma que los buenos escritores son los que "mantienen la eficiencia del lenguaje", por medio de la exactitud y la claridad. No importa los fines que tenga el escritor. Con este lenguaje claro y exacto se escribe la literatura ("el lenguaje cargado de sentido") y la gran literatura ("el lenguaje cargado de sentido hasta el grado máximo que sea posible").

La reconstrucción de la realidad por medio de la literatura recrea los detalles, el microcosmos. La mirada del zoom prevalece sobre la panorámica. El periodista literario prefiere el testimonio del testigo impuro al análisis del político avezado. En la ficción, la visión del hombre corriente se impone a la de los grandes personajes. Se busca al antihéroe, al protagonista marginal. Un antihéroe dispuesto a mostrarse.

La diferencia obvia entre periodismo y literatura es que el periodista no sólo debe ser fiel a los hechos, sino mantener en el texto todas referencias que permiten comprobar esa fidelidad. El periodismo, para serlo, no puede perder su apego por la realidad, ni el contraste de fuentes, ni la investigación previa que, en el caso de la crónica, implica también la vivencia.

El ficcionador, aun cuando se haya inspirado en la realidad, disuelve las referencias. Fusiona y diluye ambientes y personajes. Inventa, imagina. Pero el periodista debe refrendar, con cada escrito, un pacto tácito con el lector que obliga a no especular con pensamientos, sentimientos, situaciones; no fabricar elementos de la historia, como personajes, lugares, climas, objetos ni declaraciones; respetar la cronología de lo sucedido; advertir cuando se ha pactado el anonimato de la fuente y lo que implica mantener esa promesa. Son convenciones que todo periodista conoce y utiliza en su trabajo, pero que no significan que maniaten al periodista a la hora de estructurar su texto; no le obligan a renunciar a los recursos que la narrativa ofrece para cautivar al lector, siempre con la limitación que impone la imposibilidad de fabricar elementos para la trama o de inventar o alterar los hechos.

Dentro de toda noticia hay una persona. Detrás de cualquier cifra hay alguien que la padece o la aprovecha. En las buenas novelas, al igual que en las buenas crónicas, la humanidad aparece en todo su esplendor, con sus contradicciones y afirmaciones. Ambas permiten que el lector concluya los porqués que justifiquen los actos. Por ejemplo, por qué el viejo de Hemingway insiste en su lucha contra el pez. El autor coloca las piezas que necesita el lector para concluir, una tarea que le exige el relato. Igual sucede en los textos periodísticos: Funcionan cuando el lector vive la epifanía.

No hay manual para escribir una gran obra periodística o literaria, que nadie espere la fórmula mágica. Pero sí existen herramientas para que la historia funcione ante los ojos de un extraño que se asoma a esa realidad recién descubierta. Las técnicas no son reglas fijas, ni teorías infalibles como las matemáticas. Una máquina no puede escribir un texto que logre penetrar en la sensibilidad humana, aunque existen programas capaces de escribir frases con coherencia. Entre los párrafos de los mejores periodistas y escritores se avizoran estas técnicas, que, una vez manejadas a la perfección, pueden forzarse, romperse incluso.

Los autores necesitan imaginación y vivencias para retratar un pedazo de vida y convertirlo en un relato universal y mágico. Los periodistas prescinden de la imaginación a la hora de escribir, pero no a la hora de investigar. La imaginación puede indicar dónde se encuentran los eslabones extraviados, para ir tras ellos; buscarlos aunque sólo se tenga la corazonada. A esta cualidad algunos le llaman olfato.

El buen periodista tampoco deja de convertir su relato sobre un hecho real y minúsculo en universal y mágico. Mágico porque una buena historia conmueve a cualquier humano, sea cual sea su cultura y su tiempo.

El escritor desarrolla la intuición para presentir cómo actuarán sus personajes ante cualquier circunstancia. El periodista pregunta cómo han vivido tales circunstancias. Pero ambos viven la historia y no la cuentan antes de escribirla. Dejan que los espectros chillen en su interior para escribir como un desahogo. Cuando llega ese momento en que es necesario escribir, la investigación ha finalizado. Hay una historia que contar. Hay una historia que debe ser escrita según una estrategia: quién cuenta y quién escucha; cuál es la cronología de lo sucedido y con qué orden expondré lo sucedido. Tom Wolfe analiza el trabajo de Lillian Ross, autora del "último texto verdaderamente sensacional que publicó New Yorker", una semblanza de Ernest Hemingway: "Optó por escribir un detallado informe sobre los dos días que pasó siguiendo a Hemingway", "su prosa tenía un agradable estilo llano", manejaba "gran cantidad de detalles", dirigía al lector hacia una conclusión y "lo más importante: el oído para el diálogo y el punto de vista de Lillian Ross".


Objetivos

  • Al alumno se le dará las herramientas narrativas y se le enseñará la manera en que los grandes autores las utilizan en sus escritos. Se explorará, sobre todo, la crónica, el reportaje y la entrevista de personalidad.
  • Se estudiarán las técnicas de distintos periodistas destacados en los respectivos géneros, para reconocer el estilo y los trucos de la escritura para mantener la tensión y el enfoque noticioso, la manera en que mezclan su percepción con la noticia y la forma en que describen lugares o personas.
  • El alumno aprendará a reconocer al ser humano que hay detrás de cada acontecimiento, retratárselo a los lectores a través de los pequeños detalles, realizar semblanzas que ilustren los hechos.
  • El alumno aprenderá a manejar los programas de blogs para la realización de sitios de internet donde publicar sus textos de manera gratuita y libre.

Programa

Bloque 1. La Crónica

* Lección 1. El periodismo y la literatura, tan lejos tan cerca
* Lección 2. Punto de vista: el periodista como narrador. Primera persona
* Lección 3. Tercera persona. Omnisciencia y equisciencia
* Lección 4. La voz
* Lección 5: Personajes. Cómo elegir al protagonista
* Lección 6: Cómo presentar a los protagonistas y otros individuos
* Lección 7: La realidad vista. Cómo describir el lugar de los hechos
* Lección 8: Transportar al lector
* Lección 9: Cuándo se explica. Para quién se narra
* Lección 10. Mostrar, sin explicar


Bloque 2. Territorios compartidos entre la crónica y el reportaje

1. Lección 11. El principio adictivo
2. Lección 12. Estructura. Textos circulares
3. Lección 13. Eslabones entretejidos. Tema y trama
4. Lección 14. Tiempo narrativo. Tiempo real y psicológico
5. Lección 15. Estrategias temporales 1: Dilatación, Supresión
6. Lección 16. Estrategias temporales 2: Analepsis, Prolepsis
7. Lección 17. Diálogos
8. Lección 18. Tensión, elementos narrativos

Metodología

Contactos quincenales con los coordinadores. El profesor supervisa dos veces al mes los textos recibidos a partir de las propuestas de trabajo. Sus comentarios por escrito los reciben todos los miembros del grupo.
Para sacar el mayor partido del taller es conveniente leer y comentar también los ejercicios de los compañeros. Así se establece una dinámica de trabajo en grupo más semejante a la que se desarrolla en un taller de clases presenciales.
El taller se desarrolla a través del acceso a un área privada, que funciona como un foro en el que se pueden encontrar los ejercicios de los compañeros y los comentarios del coordinador, además de hacer los comentarios que el alumno desee. De ese modo, tanto las lecciones y el material teórico como las aportaciones del alumnado y del coordinador del taller están siempre disponibles para los integrantes del grupo.
Los archivos que se insertan en el área privada son reenviados a la cuenta de correo del participante para mayor seguridad.


Dirección y Coordinación

Doménico Chiappe ha sido cronista de viajes en la revista Escape (Venezuela, 1993-96) y periodista de investigación del diario El Nacional (Venezuela, 1996-2000). Ha formado parte del equipo fundador de la revista Primicia (1998) y del periódico TalCual (2000), donde coordinó la sección económica. Ha sido galardonado con la Mención de Honor en los Premios Iberoamericanos de Unicef y la Agencia EFE. Columnista habitual del semanario Descifrado. Ha dictado talleres de periodismo y narrativa en Venezuela y España. Durante nueve años ha trabajado como periodista de investigación y, luego, como coordinador de sección en periódicos de gran tirada (El Nacional y TalCual), donde ha formado a los periodistas y becarios a su cargo.
Como narrador ha ganado el premio de relato corto Ramón J. Sender y ha publicado el libro de cuentos Párrafos Sueltos (UCM, 2003).


Modo de pago

PRECIO
El precio del taller es de 65 euros al mes y 30 euros en concepto de matricula.

MODO DE PAGO
Trimestral. Mediante dos pagos: el primero a efectuar al comienzo del curso por el importe de 3 mensualidades más la matrícula; y el segundo pago al iniciarse el segundo trimestre por el importe de las tres últimas mensualidades.
Curso completo. Un solo pago al inicio del curso por todas las mensualidades y la matrícula. Con este método de pago se obtiene un descuento de un 5% sobre le precio de las seis mensualidades y la matrícula, costando el curso 399 euros.

FORMAS DE PAGO
Mediante recibo bancario (si dispones de cuenta en Bancos españoles o que operen en España te enviaremos los recibos a tu cuenta por el importe de los pagos).
Mediante cargos en tarjeta de crédito Visa, MasterCard o American Express.

Información adicional

Prácticas:

Taller práctico.


Alumnos por clase: 20

Compara este curso con otros similares
Ver más cursos similares